Saltar al contenido

Plan B para Europa - Otro punto de vista Entradas

Porno Gratis para España gracias a Pornhub

Desde luego que otra cosa no, pero publicidad gratis la tienen siempre que quieren y es que al famoso portal de videos porno gratis Pornhub no le hace falta, pero estar en boca de todos hace que su fama sea cada día mas grande, ahora ofrece su contenido premium una semana sin pago alguno como ya hizo la semana pasada en Italia para ayudar a pasar la cuarentena por el coronavirus y que no se nos haga mas pesado.

El mayor portal de videos porno del mundo vuelve a dar una alegría a sus usuarios españoles que se cuentan por cientos de miles, estos estaban un poco decepcionados viendo que este pasa premium solo era para los ciudadanos italianos pero ya podremos disfrutar del mejor porno gratis a diario y os aseguramos que el usuario tendrá a sus disposición miles de videos porno gratis en calidad 4K, los mejores dvd’s, shows en directo etc, vamos, que no se puede quejar nadie al que le guste la pornografía de calidad, eso sí, el pase es por tiempo limitado así que no deberías dejar pasar esta ocasión.

El modelo ‘Free Pornhub Premium‘ es el que estará disponible para todos totalmente gratis y los beneficios de su servicio de sexo en directo, es decir, las webcams irán destinados a afrontar la emergencia que desgraciadamente se está cobrando tantas víctimas en el mundo.

Para alguien que no haya entrado nunca en una página porno, como podemos disfrutar de esta oferta? pues muy secillo, para acceder a Pornhub Premium sin ningún tipo de coste, tendremos que ir a la página, pinchar sobre el banner de Premium gratis, registrarnos con un usuario, correo, contraseña y ya lo tenemos, ya podremos acceder a todo su porno de calidad. Desde ese momento, tendremos acceso a todos los vídeos de la plataforma, incluidos los de la sección “premium”, que suelen contar con una serie de ventajas. Una vez dentro podremos ver todos los videos clasificados por categorías y desde aquí or recomendamos los videos porno gratis de maduras X, sin duda los de mas calidad y donde podremos disfrutar de las mejores pornstars del momento. Nos queda lo peor por delante de esta epidemia pero no cabe duda que gestos cómo estos hacen que todo se nos haga un poco más llevadero, no os parece amigos?, además, alivia un poco la economía tan parada por el confinamiento para parar esta pandemia, recuerda, hay que quedarse en casa si o si, solo así podremos con el virus.

El efecto en la economía del coronavirus

Era cuestión de tiempo y ya ha llegado a la eurozona, el coronavirus tendrá un fuerte impacto negativo en la economía mundial y en la Europea también, todo provocado por el parón de esa fabrica global que es China, por ejemplo, para una fabrica de España las piezas que se envían en barco desde China tardan como seis semanas en llegar, si la fabricación en China se está paralizando por culpa del coronavirus nos podemos hacer una idea de como va ha afectar en el funcionamiento de la economía mundial. Las medidas preventivas que han empezado a tomar empresas de todos los países, desde cancelar reuniones con proveedores a aplicar ERE temporales, y el temor de los ciudadanos a viajar amenaza con mermar el consumo, la actividad y el empleo.

Es lógico pensar que será China el país que más sufra las consecuencias derivadas del coronavirus pero como su peso en el PIB mundial es cada vez mayor es fácil adivinar que las consecuencias se notarán en el resto de países de todo el mundo, de hecho, el FMI ya pronosticó un impacto de cuatro décimas en la economía china y de entre una y dos décimas en el crecimiento global. El miedo al impacto del coronavirus ha hecho que las bolsas de medio mundo se hayan desplomado sufriendo las mayores caídas desde el anuncio del Brexit en junio de 2016, ayer se recuperaron un poco pero la tendencia es a la baja, “el impacto en principio debería de ser solo temporal” comenta el analista de Natixis IM Craig Burelle, espera que no haga descarrilar la economía mundial entre otras cosas porque se espera que a no mucho tardar se pueda tener el coronavirus mas o menos controlado.

En nuestro país veremos grandes acontecimientos deportivos a puerta cerrada para evitar que personas del norte de Italia donde está el principal foco en Europa se desplacen y puedan propagar mas el coronavirus, además, tenemos encima la Semana Santa, la feria de Abril y una serie de acontecimientos en nuestro país que recibe turistas de todas las partes del mundo, esto hará que el turismo se vea afectado siendo este la gran fuente de ingresos de España, por tanto habrá que ver como afecta todo. Además, el coronavirus podría tener un mayor impacto sobre las aerolíneas que el generado en 2003 por el virus de SARS, que redujo un 8% el tráfico en compañías de Asia y el Pacífico y un 3,7% el tráfico internacional de las aerolíneas norteamericanas. Ayer, Lufthansa ofreció a sus trabajadores permisos sin sueldo para paliar el eventual impacto del coronavirus en su negocio, y KLM anunció un paquete de medidas para recortar gastos, como parar proyectos y ajustar horarios del personal de vuelo.

Otro ejemplo, el grupo francés Danone calculó hace un par de días que el virus mermará este año sus ventas en unos cien millones por la menor comercialización de aguas en China. Y la mayoría de compañías con negocios o proveedores en el gigante asiático están cancelando reuniones y viajes. Esperemos que los científicos de todo el mundo den con una vacuna que pueda combatir esta nueva enfermedad que desgraciadamente ya se está llevando a muchas personas, la mayoría gente ya mayor, pero igual de doloroso.

Aquí podemos ver el mapa del mundo de los contagios de coronavirus en tiempo real.

Cronología del COVID-19:

.- 25 de febrero: 80.407 contagios en el mundo y 2.708 muertes.
.- 26 de febrero: 81.005 casos y 2.762 fallecidos. 322 contagios en Italia y 9 en España.
.- 27 de febrero: 82.550 casos en el mundo y 2.810 fallecidos. 528 contagios en Italia y 14 fallecidos.
.- 28 de febrero: 83.704 contagiados y 2.859 muertes. 655 casos en Italia y 17 muertes. 32 casos en España.
.- 29 de febrero: 85.187 casos y 2.924 fallecidos. 889 en Italia y 21 fallecidos. España suma 50 casos, dos de ellos recuperados.
.- 1 de marzo: 86.986 casos y 2.979 muertes. 1.128 contagios en Italia (29 fallecidos) y 100 en Francia (2 muertes). España cuenta 76 casos activos.
.- 2 de marzo: 89.253 casos de coronavirus en el mundo y 3.048 muertes. Italia: 1.694 contagios y 34 fallecidos. Francia: 130 casos y dos fallecidos. Alemania: 150 casos. España suma 120 casos.
.- El 3 de marzo: 92.312 casos de coronavirus y 3.131 fallecidos. Italia: 2.036 contagios y 52 fallecidos. Francia: 204 casos y 4 muertes. Alemania: 188 casos. España: 153 casos y 1 fallecido.
.- El 4 de marzo: 94.251 casos de coronavirus en el mundo, 50.743 recuperados, 3.214 fallecidos. Italia: 2.502 contagios, 79 fallecidos y 160 recuperados. Francia: 212 casos, con cuatro muertes y doce recuperados. Alemania: 203 contagios. España: 193 positivos, dos fallecidos y dos recuperados.

Como lavarnos bien las manos para evitar contagios, esto es vital, hacerlo varias veces al día e intentar no llevarnos las manos a la cara:

Eje de migración

En este eje trataremos los problemas relacionados con la migración en las fronteras comunitarias y las políticas de la UE a este respecto. Por un lado, los flujos migratorios de orden económico que desde los años 90 se han venido intensificando y la respuesta que desde la UE se ha dado: CIEs, muros, concertinas, deportaciones en caliente, represión policial, etc. En definitiva, la construcción de una auténtica “Europa Fortaleza”, donde en los últimos 5 años se han gastado más de 1.800 euros  en blindaje de estas fronteras. También abordaremos “la crisis de los refugiados” que sorprendió a Europa el pasado verano y cuál  ha sido la actuación de los diferentes organismos y regiones: la Unión Europea, las políticas del gobierno griego, las iniciativas de las ciudades del cambio, la respuesta de asociaciones y ONG´s. Por último queremos incidir en el concepto de ciudadanía europea, qué significa ser ciudadano en Europa y quién puede disfrutar de esos derechos. En definitiva, avanzar en la construcción de una Europa democrática pensada por y para las personas.

Eje de deuda

Tuvimos una mirada atenta a los que sucedía en Grecia con la gestión de la deuda que el gobierno de Syriza podía realizar para hacer frente a las medidas de austeridad de imponía la Troika. Nuestra atención no solo era solidaria también fue una oportunidad para utilizar nuestro imaginario y trasladarlo a nuestro contexto.

Mirar a otro lado en este momento es imposible cuando la deuda en España ya alcanza el 99.5% del PIB ,punto en el cual es ingestionable y pone en riesgo la soberanía. Es imprescindible en este momento generar un espacio de encuentro Europeo que proponga una agenda de trabajo que resista al autoritarismo que corrompe a la Union Europea y sus instituciones teniendo en cuenta la necesidad de la democratización del espacio Europeo.

La democracia no es (ni puede ser) un lujo que ofrecen los acreedores mientras se niega a los deudores

Eje de comercio internacional

  1. El Comercio es una actividad que engloba cuestiones económicas, laborales, legales y medioambientales. El Comercio Internacional se ha venido desarrollando estos últimos años como un arma de control y subordinación sobre los Estados por parte de los grandes poderes económicos, minando los derechos y libertades tanto de los propios Estados como de los agentes sociales y del medio ambiente.
  2. No podemos entender sociedades sin Comercio, pero éste no puede convertirse, como lo es hoy, en un arma en manos de ciertos Estados y grandes poderes económicos con la finalidad de subordinar los derechos y libertades sociales, medioambientales y económicos de la mayoría, a los beneficios de unos pocos.
  3. El Comercio Internacional puede y debe ser una herramienta para la extensión de bienestar, derechos y libertades, tanto en países desarrollados como en aquellos en vías de desarrollo. Pero hoy grandes poderes económicos, apoyados en los Estados hegemónicos, utilizan la supremacía comercial para subyugar a otros Estados, expoliar recursos naturales, minar derechos y libertades de la ciudadanía y la democracia, e institucionalizar la impunidad de las compañías transnacionales.
  4. Debemos repensar, debatir y decidir sobre un Comercio Internacional que sirva para extender bienestar, derechos y libertades, profundizar en los mismos, y no socavarlos. Las políticas neoliberales y los tratados comerciales actuales instauran un modelo de comercio que prioriza los beneficios económicos sobre cualquier otro valor. Ni los derechos sociales, laborales, medioambientales ni la Democracia deben ser considerados en ningún caso obstáculos al comercio.

Las políticas neoliberales aplicadas y promovidas por las instituciones europeas, y que se han demostrado nefastas para la mayoría de la población, tienen un máximo exponente en los tratados comerciales que la UE ha negociado o está negociando con terceros países. Dichas políticas priorizan los beneficios económicos ante cualquier otra variable, por lo que muchos de los derechos, libertades, normas y procedimientos vigentes son considerados obstáculos al comercio. Los grandes poderes económicos dirigen de facto las decisiones políticas a nivel institucional europeo, promoviendo la eliminación o minimización de dichos ‘obstáculos’.

Ejemplo de ello son tratados como el CETA, el TTIP o el TiSA, acuerdos que minan el Estado de Derecho y los procesos democráticos con la finalidad de eliminar cualquier impacto negativo que las decisiones o normas estatales puedan tener sobre la actividad comercial.

Por ello es fundamental abordar dichos tratados y sus implicaciones más graves, como los derivados de las cláusulas de protección al inversor, así como el fundamental poder de influencia de la industria sobre las decisiones políticas, y el sistema de tasación que se aplica a las multinacionales en la UE. No podemos dejar de lado el impacto que el comercio ejerce sobre el medio ambiente, y plantear alternativas que lo protejan, y que promuevan los DDHH, que respeten la democracia y el estado de derecho, y que extiendan bienestar a la mayoría de la gente, dentro y fuera de nuestros Estados.

Eje de derechos laborales y sociales

La crisis económica ha sido el escenario perfecto para justificar la intensificación de la estrategia de degradación de los derechos laborales y la adopción de drásticas reducciones de los servicios públicos y de la protección social que están normalizando la precarización de las mayorías sociales de la Unión Europea.

Desde sus orígenes, la construcción del mercado interior y la posterior realización de la Unión Económica y Monetaria han venido suponiendo la paulatina destrucción de los rasgos característicos del Estado Social. Desde los servicios públicos a los derechos laborales han sufrido las consecuencias de la voluntad de establecer las libertades de circulación y la libre competencia. Posteriormente, con el establecimiento de la moneda única y con la ulterior creación de los mecanismos de gobernanza económica la UE ha establecido la vía perfecta para incidir en los modelos socio-laborales nacionales, marcando sus reformas de manera directa o indirecta (con los Memoranda o las Recomendaciones por País) aun en materias donde la UE carece de competencias como es la fijación de salarios.

La crisis iniciada en el año 2008 ha sido la excusa perfecta para la justificación de este tipo de políticas ante la ciudadanía. Tanto los gobiernos nacionales que han acatado y aplicado estas medidas como las Instituciones de la UE que las desarrollan han construido un marco teórico según el cual la precarización de las condiciones de trabajo es imprescindible para “salir” de la crisis iniciada en 2008 puesto que permiten un incremento de la competitividad. En particular, los países del sur de Europa y en concreto España se han visto lanzados a una carrera a la baja de derechos sociales y laboral como vía para conseguir atraer la inversión extranjera e incrementar su competitividad internacional. El resultado ya conocido como “precarización” (la incertidumbre vital (laboral y social) acerca de la capacidad de sostener las condiciones mínimas de vida en el futuro inmediato) se extiende sin freno, afectando tanto a las nuevas generaciones que se incorporan al mercado laboral como a aquellas y aquellos que disfrutaban de derechos ganados durante décadas mediante luchas sindicales y políticas.

La contestación a esta dinámica no es sencilla y no pasa por una vuelta al pasado. Es imprescindible revertir esta senda, pero no sólo mediante la recuperación de los derechos sino a través del diseño de alternativas a la tradicional relación capital-trabajo y de la ruptura de esquemas vigentes como la división sexual del trabajo o el vínculo entre trabajo remunerado y derechos sociales. El actual paradigma económico basado en la automatización de tareas y en la generación de conocimiento impone cuestiones que no pueden resolverse con políticas tradicionales. La necesidad de distribuir el trabajo existente revive el debate sobre la renta básica, implementada de forma desigual en la UE y la reconceptualización del propio concepto de trabajo, de la división sexual del mismo y de la urgencia de reconocer los cuidados y valorizarlos, de las estructuras normativas del empleo asalariado, del papel del Estado y del sistema de seguridad social. Las diferencias de ingresos entre sectores y regiones en Europa incrementan la movilidad laboral y los problemas que se derivan de ella. Los nuevos conflictos se suman a otros bien conocidos como las dificultades de los sujetos colectivos para representar al conjunto de las y los precarios: ¿qué sujetos políticos y que formas de acción política deben darse en el ámbito del trabajo en la UE?

Toda estrategia en este sentido debe superar las fronteras estatales y plantearse como base de la reconstrucción de un espacio europeo de derechos y como condición necesaria para redefinir y refundar las políticas e instituciones europeas. Es necesario elaborar de manera conjunta nuestro Plan B en materia laboral y social.

Eje de moneda y gobernanza europea

La reciente experiencia del gobierno de Syriza ha mostrado que cualquier voluntad democrática de cuestionar las políticas neoliberales y austeritarias tendrá que hacer frente al entramado institucional de la Unión Europea, con toda su diversidad y contradicciones. Es necesario por ello ver qué herramientas y qué estrategias pueden utilizarse para abordar los desafíos que la población europea se plantea cuando la UE se lo impide..

Por una parte, las instituciones oficiales de la Unión Europea, (Consejo Europeo, Parlamento Europeo, Comisión Europea, Banco Central Europeo, etc.), basados en los Tratados Europeos. Estas instituciones tienen un funcionamiento formalmente democrático, mediante distintos tipos de representación. Sin embargo, el alejamiento de estas instituciones de la ciudadanía, los principios neoliberales que están inscritos en los tratados, y el desmedido poder de los grandes lobbies industriales y financieros, hacen que sirvan en la mayoría de los casos para defender los intereses de una minoría. Por ello el movimiento popular debe plantearse qué papel pueden, o no, jugar estas instituciones en una estrategia de democratización de una Europa que permita políticas económicas y sociales más justas.

En segundo lugar, paralelamente a estas instituciones, se han desarrollado otras paralelas, no sometidas a control democrático, como son el Eurogrupo o la troika. Estas asociaciones o “clubes informales” como ellos mismos se definen en ocasiones, condensan el poder político del capital financiero y han aparecido, en calidad de “acreedores”, como los verdaderos dictadores de las políticas económicas de los países de la periferia. Mediante el chantaje y la amenaza, han logrado imponer sus políticas a un gobierno que se encontró con muy poco margen de maniobra. Ante esto, cualquier estrategia que pretenda emanciparse de la austeridad debe plantearse de qué herramientas políticas y  medidas económicas debemos dotarnos para enfrentar este chantaje.

En esta disyuntiva, la cuestión de la moneda única se ha situado como central. Un día símbolo del progreso económico y el acercamiento entre los pueblos de Europa, hoy el Euro aparece en muchos casos como un yugo que obliga a los países del Sur a someterse a políticas económicas absolutamente contraproducentes. El debate estratégico está abierto. ¿Admite la institucionalidad europea una reforma a fondo del Sistema Euro?.¿Cuáles serían las consecuencias de una ruptura del euro? ¿Es posible una salida del euro progresista, y en qué condiciones lo es? ¿Hasta dónde debe estar dispuesto a ceder un gobierno para evitar una expulsión de la moneda única? ¿Hay herramientas intermedias como sistemas de pago paralelos o monedas alternativas que pudieran dar más margen frente a las imposiciones del BCE y la troika?

La izquierda española se interesa por el movimiento europeo contra la austeridad liderado por Varoufakis

El ex ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, que dimitió para facilitar la negociación de Grecia con la ‘Troika’ el pasado julio tras las imposiciones económicas a su país después de que se celebrara un referéndum en el que los griegos dijeron “no” a más recortes, vuelve a la política. O por lo menos al activismo social y político. El economista está convencido en formar un movimiento paneuropeo cuyo objetivo sea la democratización radical de Europa, tal y como contó en una entrevista al diario italiano L´Espresso. “Debemos evitar que los intereses que mueven las instituciones europeas terminen con el proyecto común”, anunciaba el griego, que siempre se mostró muy crítico con el Eurogrupo, al que califica de “institución no democrática”, con quien tuvo que mantener tensas negociaciones durante el desempeño de su cargo de ministro. Este movimiento se llamará Democracia en el Movimiento Europeo 2025 (Diem 2025) y se presentará el próximo 9 de febrero en Berlín.

Además, Varoufakis también se ha involucrado en el lanzamiento del manifiesto ‘Por un plan B en Europa’, junto al eurodiputado y cofundador del Parti de Gauche en Francia, Jean-Luc Mélenchon, el exviceministro de Economía y Hacienda italiano, Stefano Fassina, el exministro de Hacienda y cofundador de Die Linke en Alemania, Oskar Lafontaine, y la presidenta del Parlamento de Grecia, Zoe Konstantopoulou. En dicho texto, que ha sido apoyado por otras personalidades de la izquierda europea y europarlamentarios, se reclama la creación de un plan B de los pueblos de Europa para acompañar al plan A: democratizar Europa y sus instituciones. Algunas ideas que se recogen para este plan B son: “La introducción de sistemas paralelos de pago, monedas paralelas, la digitalización de las transacciones en euros para solucionar la falta de liquidez, sistemas de intercambio complementarios alrededor de una comunidad, la salida del euro y la transformación del euro en una moneda común”. Esta iniciativa fue presentada en la Fiesta de l´Humanité del Partido Comunista Francés y ambos proyectos –el Diem 2025– y el Plan B tomarán forma durante las próximas semanas, cuando se conocerán nuevos apoyos.

El eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, opina al respecto: “La idea de intentar buscar y repensar Europa es una idea muy necesaria”. “El Euro no es el principal problema, es una consecuencia. El problema son las políticas y desde dónde se dirigen, que son espacios no democráticos”, asegura a cuartopoder.es el parlamentario europeo que añade: “Repensar Europa y democratizar las instituciones europeas es algo que yo veo con buenos ojos, además, el internacionalismo y un movimiento paneuropeo de los pueblos siempre puede aportar nuevas e interesantes perspectivas”.

En la misma línea opina Marina Albiol, eurodiputada de IU. “La derrota que ha sufrido la izquierda en Grecia nos demuestra que nuestras políticas de izquierdas no caben en la actual UE: un programa de servicios públicos de calidad, condiciones laborales dignas, un adelanto en la edad de jubiliación, la vivienda como un derecho… Todo esto es incompatible con el actual diseño de la UE”, describe la eurodiputada de IU, que considera que la UE actual son “las fronteras criminales, las instituciones antidemocráticas, una deuda que ahoga a muchos pueblos, un BCE y una moneda sin control democrático”. Por ello, Albiol considera que “es necesario articular una alternativa a la actual UE, a la Europa de la austeridad, que ha supuesto pobreza y precariedad para la mayoría y el enriquecimiento de una élite”, para lo cual ve con buenos ojos “una respuesta a escala europea”. “No planteamos desde la izquierda salidas nacionales, sino europeas, y para ello necesitamos un debate, una reflexión de toda la izquierda europea”, concluye.

También desde algunos colectivos y movimientos sociales siguen de cerca estos pasos en el ámbito europeo. Ginés Fernández forma parte de la mesa de coordinación estatal de las Marchas de la Dignidad y relata a este periódico: “La propuesta de Varoufakis entronca con colectivos sociales que están en las movilizaciones que luchan por otro modelo de Europa, algunos de estos colectivos están en las Marchas”. “En España, de momento, no se han empezado a mover mucho estas iniciativas, acabamos de celebrar las elecciones, pero en enero se moverán cosas”, prevé Fernández, que cree que estos proyectos también entroncan con las Euromarchas, ya que ponían en común a movimientos de distintos países. “No es lo mismo, pero tiene mucho que ver, existe una amplia coincidencia entre la propuesta de Varoufakis y las Euromarchas”, valora este activista.

DiEM25, nuevo movimiento de izquierdas europeo encabezado por Varoufakis

Yanis Varoufakis, ex ministro griego de Finanzas en el gobierno de Syriza dirigido por Alexis Tsipras, ha anunciado la creación de un nuevo movimiento de izquierdas europeo, que se denominará Democracy in Europe Movement 2025 –(DiEM25–) y se presentará el próximo 9 de febrero en la Volksbühne am Rosa-Luxemburg-Platz de Berlín, según informó el diario alemán Neues Deutschland.

“Ayudar a frenar la actual fragmentación‘ de las formaciones de izquierdas en Europa”, es el objetivo que se ha marcado Varoufakis, según sus propias palabras. “Hay que rescatar Europa de las garras de los equivocados. La política orquestada por Alemania tiene acabar. Hemos de poner cotos a la exportación nacionalista de la grandes potencias”, añadía.

Según publican varios medios, la presentación de DiEM25 contará con la participación de la Alcaldesa de Barcelona Ada Colau, a la que Varoufakis definió, en una entrevista concedida a El País, de “un ejemplo para Europa” que “ha demostrado que se puede hacer política enfrentándose de forma sensata al poder económico”.

Además, Varoufakis quiere incluir en esta nueva iniciativa las conclusiones del manifiesto ‘Por un plan B en Europa’, en el que participa junto al francés Jean-Luc Mélenchon (eurodiputado y cofundador del Parti de Gauche), el italiano Stefano Fassina (exviceministro de Economía y Hacienda), la griega Zoe Konstantopoulou y el alemán Oskar Lafontaine (exministro de Hacienda y cofundador de Die Linke).

El ex ministro anunció su dimisión el pasado mes de julio argumentado su decisión porque creía que de esta manera ayudaría al gobierno de Syriza a alcanzar un acuerdo con las instituciones europeas. En una reciente entrevista difundida por SinPermiso.info, afirma sentirse decepcionado con Tsipras por seguir la misma política que sus predecesores con un tercer plan de ayuda europea.

Los cuentos de las cuentas de la deuda (II)

Lo que ocultan las cuentas de la deuda

Más allá de unas cifras que indican un escenario en el que la crisis de la deuda está lejos de ser superada, es necesario ver qué contabilizan y qué dejan fuera esas cifras, en definitiva, que esconden las cuentas de la deuda.

Cuando se contabiliza la deuda pública se puede hacer desde diferentes metodologías, con cifras resultantes muy diferenciadas. Generalmente se utiliza el concepto de Deuda Pública según el cálculo de Protocolo de Déficit Excesivo (PDE), que es el utilizado por Eurostat y al que generalmente hacen referencia los medios o el gobierno.

Sin embargo, también podemos calcular la deuda pública haciendo referencia a los “pasivos en circulación”, que incluye la llamada deuda comercial (esto es, por ejemplo, las deudas con proveedores) y las deudas con otras administraciones públicas. A diferencia de la deuda PDE, muestra una situación mucho más veraz. Existe también el cálculo de deuda pública consolidada total, que incluye las deudas con otras administraciones públicas pero no la deuda comercial (con proveedores).

Los últimos datos disponibles (2º trimestre de 2015) indican que, frente a una deuda pública PDE de 1,062 billones de euros, la deuda pública según pasivos en circulación es ya de 1,452 billones de euros, representando, no el 99,3% del PIB, sino el 135% del PIB.

A ello hay que añadir otras deudas ocultas, como avales y garantías que se acaban convirtiendo en deuda. El caso Castor, en el que el Estado ha acabando asumiendo una indemnización de 1.350 millones, los casi 80 mil millones de pagos ilegítimos a las eléctricas, o el del rescate de las autopistas, que podrían suponer 4.500 millones de euros para el erario público, son tan sólo la punta del iceberg del colchón que supone el Estado garantizando los beneficios a grandes empresas privadas y socializando las pérdidas cuando estas aparecen. Estas operaciones de garantía pueden ser consideradas en realidad deudas ocultas. Las mayores se encuentran en el sector bancario. Según un informe de la PACD sobre el rescate bancario, desde el inicio de la crisis el Estado ha asumido una deuda indirecta y oculta con el sector financiero, consecuencia del rescate bancario, avales y garantías, que alcanza la escalofriante cifra de 1.23 billones de euros.

Otro engaño que se esconde tras las cifras de la deuda es el que emana delos cálculos para establecer la cifra del Producto Interior Bruto. Un cambio en la contabilización del PIB introducido el año pasado, y aplicado con retroactividad a los cálculos desde 2010, ha hecho crecer el PIB español, y por lo tanto reducir el porcentaje de la deuda pública respecto al PIB. De hecho, sin este cambio la deuda pública española según cálculos PDE hubiese superado el 100% del PIB ya en 2014. Este cambio metodológico ha implicado, entre otros, que el peso del I+D en el PIB se reduzca, o que se incorporen al cálculo del PIB, entre otros elementos, la estimación del aporte de actividades ilegales como la prostitución o el comercio de drogas. España se convirtió en el quinto país de la eurozona donde mayor incremento se produjo en el PIB por la contabilización de estas actividades.

Auditoría ciudadana para destapar los cuentos

Las cuentas de la deuda no son solo un número o un porcentaje. Nos indignamos por acercarnos a esa barrera del 100% de deuda pública respecto al PIB o por haber superado el límite mental del billón de euros de deuda pública. La verdad es que esas cifras, si contamos todas las deudas, fueron superadas hace tiempo. Y lo cierto es que la deuda es mucho más que esas cifras.

La deuda es un negocio, no sólo para los prestamistas, sino sobretodo para aquellos que se benefician de la desregulación laboral, las privatizaciones y otras medidas aplicadas bajo el mantra del apretarse el cinturón…. Para pagar la deuda. Y mientras se opta por no tocar los privilegios de las élites económicas y no abordar, por ejemplo, una reforma fiscal profunda o una lucha efectiva contra el fraude y la elusión fiscal. La deuda es política, y cómo tal debemos abordarla.

Desde la PACD sabemos que debemos formarnos para entender esas cifras, esos tecnicismos y neo-lengua que rodean todo lo que tiene que ver con las finanzas públicas. Pero lo más importante es saber mirar más allá del relato neoliberal, del mantra de la tecnocracia. Desde análisis rigurosos, pero políticos y ciudadanos, abordamos la auditoria como un proceso colectivo para destapar los cuentos que se esconden tras las cuentas de la deuda.

Todos los derechos reservados - www.planbeuropa.es